Buscar
  • Harim Montiel

"El valor de tu existencia te lo dará la inversión de tu tiempo"Harim Montiel


El medio por el fin, una toma de decisiones que se ven en muchos aspectos mezcladas, en donde en ocasiones perdemos el foco, perdemos claridad en que es lo que realmente queremos.


Contaré una anécdota de hace más de 16 años, cuando empezaba a laborar en la empresa, era mi primer semana, mi primer viernes que terminaba emocionado.


Eran las 9 de la noche, esperaba el elevador en el piso 27, con un sentimiento de que estaba iniciando una gran etapa en mi vida. Las puertas del elevador se abrieron y ahí estaba un señor con dos portafolios negros con el logotipo de la empresa, una bufanda gris deshilada de las puntas, un traje azul que se veía que le quedaba grande de los brazos, parecía que se lo había comprado así o tal vez era el indicador que había bajado mucho de peso.


Entre al elevador y con una sonrisa dije "buenas noches" , saludo que contestó de forma cordial. Al cerrar la puerta seguí con un "a descansar" y fue ahí que pude ver su rostro que con una expresión gris volteó a verme y me preguntó:


¿Acabas de entrar verdad?


Si, es mi primer semana contesté. Bajo la mirada, tomo aire, bajo los portafolios y viendo sus manos me dijo: sabes hace 25 años un día llegue así como tú, con sueños de hacer las cosas bien, de crecer, con sueños de una familia, de ver crecer a mis hijos, de llegar a viejo con mi pareja, con sueños de una estabilidad económica, viajes, casa, carro, etc..y hoy es mi último día, ya que me voy jubilado.


Ante lo que me contó le dije emocionado: "felicidades lo logró".


Ante mi felicitación, volteó y me dijo: ¿Lo logré?. Perdí de vista lo importante, deje mi vida y mi tiempo en la empresa trabajando más de doce horas diarias, sábados, a veces domingos y mi medio que era trabajar para tener una vida plena, se convirtió en mi fin y hoy lo único que tenia era mi trabajo.


Le dije: No entiendo, ¿hoy puede ya disfrutar la vida, no?


Sonrió y su llanto empezó a correr por sus ojos, en ese momento volteó y me dijo: hoy tengo 67 años, mi esposa me dejó, mis hijos no me quieren ver, no tengo casa, vivo en una pensión, nunca pude viajar porque siempre me acortaban las vacaciones y hace una semana me diagnosticaron cáncer en el hígado, así que tu dime: ¿LO LOGRÉ?


Estaba yo frío completamente. En ese momento limpio su rostro, tomo sus portafolios y viéndome a los ojos me dijo: HAZTE UN FAVOR Y NO TERMINES COMO YO.


Nunca lo volví a ver...


Creo que con esta anécdota debemos replantear y preguntarnos:


¿Por qué, para qué y para quién hacemos las cosas?


Entendamos el valor que nuestro tiempo tiene y sepamos invertirlo en donde seamos felices, en donde nos de rendimientos de plenitud el día de mañana, porque es lo único que no volverá.


¿En dónde y con quien inviertes tu tiempo?


Harim Montiel

Www.harimmontiel.com

0 vistas

©2018 by Harim Montiel. Proudly created with Wix.com